El Castillo de San Marcos es uno de los edificios más representativos de la Ciudad. Sus torres y almenas, recortándose sobre el cielo portuense, constituyen una silueta inconfundible y probablemente una de las imágenes más antiguas del conjunto arquitectónico de El Puerto. Pero, aunque de todos reconocido, son pocos los que han penetrado al interior de su historia. Su evolución ha ido pareja al desarrollo urbanístico local, hasta convertirse en edificio simbólico durante distintas épocas, de forma que lo que hoy conocemos es producto de varias transformaciones desde la primitiva edificación alrededor del siglo X.

Actualmente el edificio es propiedad de la Firma Luis Caballero, S.A.