En 1772, Tomás Osborne Mann creó una Bodega en El Puerto de Santa María para la elaboración, crianza y exportación de los vinos de Jerez. Más de 2 siglos han pasado y el Grupo Osborne continúa siendo cien por cien familiar, manteniendo los sistemas de elaboración y crianza tradicionales para sus vinos. Los pedidos recibidos de las Cortes y Palacios Reales de Europa y América fuero el inicio del reconocimiento mundial a la calidad de los vinos de Osborne.
Las Bodegas de Osborne tienen una arquitectura específica para la crianza de los vinos. La fachada orientada al suroeste para recoger la brisa marina, los altos techos para que el aire circule, la penumbra de las bodegas, y la paciencia, ayudan al capataz a conseguir vinos de una calidad excepcional.